ARTÍCULOS SUELTOS RECUPERADOS DE ARQUI-TERRA

mano plancha pizarra revoco camisa barro tierra talocha llana trulla arrebossart lagunas tello, ruben

ARRUGAS DIFÍCILES

(…) Mientras plancho la camisa imagino que estoy trabajando con la talocha, dando las últimas pasadas al revoque; refinándolo, intentando dejarlo liso, – quede liso -, sin arrugas, arrastrando los pliegues hasta el borde acantilado de la tabla de planchar, intentando hacer desaparecer las imperfecciones y las propias marcas que, – sin pretenderlo -, a veces, uno deja o quedan sobre su piel, entre pasada y pasada, siguiendo el rumbo que la propia punta de la plancha me indica, como si de un vetusto astrolabio se tratara, dejando que las olas rompan contra su casco, navegando hacia alta mar, hasta perderse entre la bruma vaporosa de la mañana…

Es curioso… Con los puños de la camisa sucede lo mismo que con las esquinas y los puntos más inaccesibles del revoco; del plano de la pared… Y es que; en efecto, ambos requieren una aproximación más pausada, diferente, una mirada algo más atenta y con más oficio.

Qué decir del material, de su nobleza, pura fibra de algodón; un material natural, tanto o más que la tierra que lo vio nacer…

Hasta que al fin; ahí está, no es exactamente lo que buscábamos, ese recuerdo de lo que una camisa bien plancha supone…, pero casi.

Un plano continuo, terso, aparentemente sin arrugas, amable para los ojos de ver, – la vista , y para con los ojos de la piel, – el tacto -, nuestra propia piel.

Lo mucho poco que aprendí de la mano de tantos y tantas maestr@s me ha resultado muy útil para la vida práctica. Ahora más que nunca, intento poner mi empeño en destacar los paralelismos entre las labores de la casa y los diferentes trabajos que conviven, – que se dan -, y que lleva aparejado el oficio de la construcción. Sí, desde luego,  el espacio que media entre ambos es una mera ficción…

No me cabe la menor duda de que mis abuelas y mi madre son las mejores revocadoras del mundo y tampoco, por otro lado, de que mi padre es el mejor planchando las camisas…

Mi madre plancha, sabe planchar; yo sólo uso la plancha, – que es otra cosa…-, intentando mejorar cada día, aprendiendo de mis propios errores, de las arrugas que yo mismo voy creando…, learning by making mistakes como dicen por aquí… El modo en que mi madre plancha es un arte, ahora me doy cuenta de que es una virtuosa de la técnica…

Mi padre luce las paredes de yeso, las revoca, sabe revocar; yo uso la talocha, – que es otra cosa.. -.

Por fin, después de todo este tiempo reparo en el motivo por el que para much@s el trabajo con la tierra resulta tan sencillo, por qué lo cogen tan rápido…

Cercanía, familiaridad, experiencia, hábito, horas de vuelo… Ésa es la cuestión

; )

Trabajar y viajar al extranjero me ha dado la oportunidad de valorar, de apreciar aún más si cabe el trabajo de mis abuelas, mis tías, mi madre…, de la mujer y el imprescindible papel que durante tanto tiempo ha venido y sigue desempeñando todavía hoy en la actualidad, – no sólo en lo que respecta al plano de la casa, del hogar, sino también en todo ese trabajo, esos pequeños detalles del día a día que conforman un todo y que; a veces, pasan no sé si desapercibidos, pero quizás no suficientemente reconocidos…

A las mujeres de mi vida, a mis ángeles y gaudencia, con cariño

gracias por haber sido mis maestras, a pesar de quizás yo no fuera el mejor pupilo

rubén

hoy suena en la adobera:  mediterranean sundance / paco de lucía & al di meola / páginas sueltas del diario de un arqui-terro, dedicado a la persona a la que iba dirigido este e-mail que comparto con vosotr@s siguiendo su sugerencia / con cariño, rlt

lagunas tello, rubén

* * * * *

httpwww.syuhei.jpcreationindex (2)

ZUECOS DE BARRO

Y de la piedra,

con toda su ingravidez,

emerge la flor

akocha Koato (2002): cada noche un haiku

(…) El lazo principal que une las culturas de Japón y España es su gente; las miradas de las gentes de uno y otro país que; por uno u otro motivo, se han cruzado en la historia, las manos que; por uno u otro motivo, han estrechado su piel, las aguas de dos ríos que confluyen en ese mar del tiempo vivido y por vivir que es la Historia.

Este año se celebra el año dual España-Japón con motivo de la conmemoración de los 400 años de la “Misión a Europa de la Era Keicho”. Por ello, desde la embajada nipona en Madrid se promueven distintas actividades en esa misma línea de trabajo, intentando propiciar y fomentar las relaciones entre l@s ciudadanos de uno y otro país.

La fotografía de la imagen (tomada de la web del propio artesano syuhei hasado), muestra al maestro trabajando con el barro en su propio taller.

Nos ha parecido interesante hacernos eco de este singular trabajo por el intento de aproximación que supone el hecho de devolver el barro a la cotidianidad del hogar, no sólo a sus paredes, sino también a las manos y miradas de sus moradores.

¿Cabe más familiaridad que “ponerse” el barro en los pies?

¿Qué más familiar cabe que llevar el barro, la tierra que pisamos, a la familiaridad de nuestras casas, a la intimidad del abrazo sincero entre nuestra propia piel y la geografía del lugar que habitamos…?

Hasado Syuhei es un maestro artesano del revoque,; un experto “sakan” que dirige su propia empresa de revoques y enlucidos tradicionales con más de 10 empleados a su cargo y otros tantos años, – si no más -, de experiencia demostrada en este campo… Su nombre aparece ligado también a la revista “Confort”, una revista técnica dedicada a éste ámbito interrumpió su publicación en el año 2009, pero que incluso llegó a contar con organizaciones como CRATERRE (Francia) entre sus colaboradores activos (Podéis encontrar parte del fruto de esa colaboración AQUí…)

Desde nuestra particular ventana os invitamos a conocer más sobre este increíble pueblo que es el japonés y nos atrevemos a recomendar algunas web de artistas-maestros del trabajo con tierra a través de unas pinceladas de sus obras que podréis encontrar siguiendo los siguientes enlaces:

Kusumi Naoki

Syuhei Hasado

Ooedosakan

Shigeruban architects

Bibliografía:

Reynolds, Emily (2009): Japan´s clay walls / A glimpse into their tradition of plastering

* * * * *

REBOZADO DE ARCILLA TEXTURA BARRO PARED MOLINO FUENCALIENTE DEL BURGO arrebossART lateru82 lagunas tello, ruben

BARRO TINTO: TIERRA, CAL Y… TANINOS

¿Dices que nada se crea?
No te importe, con el barro
de la tierra, haz una copa
para que beba tu hermano
– Antonio Machado / Proverbios y cantares / XXXVII-

(…) Estoy escribiendo estas líneas desde Bràfim; Tarragona, en alguna parte del mundo entre Finisterra y el Mediterráneo, a los pies de la desembocadura de un río; el Ebro, tratando de remontar su curso; – convertido ahora en una trucha de ciudad -, intentando recordar algo de lo mucho que aprendí hace un par de semanas aguas arriba, en otra orilla; – si no la misma -, la de uno de sus afluentes, en la vega del Nájera.

Allí, el agua; “la sangre de la tierra“, – como decía un tal “da Vinci, Leonardo” -, gracias a ese saber ver y hacer tan depurado de sus gentes, al sudor de sus frentes y la fuerza y tesón de sus propias manos, toda una cultura enraizada en esa misma tierra, se convierte en otra cosa: vino; un vino con el que la tierra se tinta de tinto, un vino con el que los campos se visten de cereza, bermellón, magenta y grana; un vino con el que brindar y celebrar, un vino, – también -, con el que recordar…

Y así; recordando, a la orillita de una copa de vino, de esta copa de vino, del aroma de sus taninos, me gustaría compartir con vosotr@s un puñado de esas pequeñas muchas lecciones con las que de un modo más o menos consciente, he ido llenando esa copa, estas páginas, de la mano de tant@s y tan buen@s maestr@s y compañer@s de escuela; el poso de su generoso magisterio, entre l@s que me gustaría citar al propio equipo y personal de laEscuela de Patrimonio de Nájera, al de los Hornos de la Cal de Morón; al de la empresa Ecoclay y también; especialmente, a Laurent Coquemont, – francés de nacimiento y sevillano por casamiento- , en calidad de formador y técnico especialista en rehabilitación y construcción con tierra.

(…) Hace unas semanas, del 16 al 20 de junio de este año, la Escuela acogió en su sede un curso promovido desde el Ministerio de Cultura que llevaba por título “La cal y la tierra en el Patrimonio Histórico”, poniendo a nuestra disposición todos sus medios; entre otros, el silencio vetusto, fresco y renovado de las viejas paredes del monasterio que ocupa parcialmente; la pátina del tiempo que recubre sus lienzos de fábrica conformando un espacio singular que encierra la historia latente de todo un pueblo; una historia todavía perenne.

Paralelamente a la inauguración del curso tuvo lugar la de la exposición “Lienzos de cal“; cuyo autor, Manuel Gil; compartió con nosotr@s algunos de esos guiños tan característicos que esconden las arquitecturas de tierra, una mirada teñida de cal y añil_es; todo un paseo por una cultura tan milenaria como la del Magreb tan estrechamente ligada con la de la Península; especialmente con la andalusí, aquel no tan lejano Al – Ándalus… Tras la cámara de Manuel hay mucho oficio; muchos pasos y conversaciones andad@s, un puntito de sal marina, saber estar y contención sazonados por el buen gusto y la simpatía de quien no pretende epatar sino; más bien, devolver algo de lo mucho prestado en cada uno de esos “clicks” que tanto le (nos) han enseñado, de los que tanto ha aprendido y de l@s que nosotr@s tuvimos también ocasión de disfrutar gracias a su trabajo, quedo y callado pero igualmente visible. La serie de fotografías se presentaba impresa o; mejor dicho, aplicada sobre lienzo; un maridaje tan cuidado y delicado que, a veces, uno llegaba a confundir la textura del soporte con el de las propias imágenes tomadas, una mirada sin aristas, redonda, sensual; como la de las curvas de las arquitecturas retratadas; coquetas, sexies, con ese puntito de almagre (almazarrón), añil y jalbegue que tanto les favorece y que tan bien saben lucir…

Manuel fue en esta ocasión, en calidad de presidente de la Asociación Cultural Hornos de la Cal de Morón, el encargado de presentar la primera ponencia del curso; una lección más, de este maestro del arte del revoque con luz, del arte de desafiar al tiempo, no sólo con la retina de su cámara sino también, con esa capacidad para ponerle oído a las historias de l@s viejos caler@s, aquéllos que como su propio compañero Isidoro Gordillo (también ponente del curso); maestro calero, hijo, nieto de y padre de caler@s y otr@s, han sido capaces de seguir transmitiendo de forma ininterrumpida generación tras generación; desde esa escuela de la experiencia que son el oficio y la vida.

(…) Hablar de intervenciones en Patrimonio Histórico es también; – aunque pueda resultar “a priori” una parodoja -, todo un oxímoron; hablar de innovación, porque el ejercicio de cualquier profesión dentro de ámbitos tan complejos como por ejemplo el de la Restauración y/o Conservación, requiere del recurso y empleo de las técnicas más punteras y vanguardistas; de ahí la importancia de contar tanto con el propio equipo de Hornos de la Cal de Morón y también Ecoclay, capitaneados por el maestro Laurent Coquemont, porque son ell@s mismos; entre otros, en calidad de profesionales dentro del ámbito de los revocos con tierra y cal, l@s que atesoran y lideran buena parte de esos proyectos donde de un modo transversal, el conocimiento fluye hacia otros modos de hacer, alejados del uso de los materiales que predominan y copan el mercado en la actualidad; buscando su propio espacio, intentando ofrecer alternativas allá donde otr@s no llegan; soluciones frente a problemas que otros materiales nacidos al albor de la contemporaneidad siguen tratando de dar respuesta.

De la mano de Javier Rodríguez, integrante del equipo del equipo de Ecoclay, tuvimos ocasión de ir un poquito más allá de donde nuestros ojos alcanzan a ver, de mirar con otros ojos, desde una óptica diferente, los materiales con que están hechos las paredes de nuestros hogares. Digo; – decía -, mirar porque Javier descubrió para nosotr@s algunos de los motivos que han hecho que la arcilla haya sido y sea – como aglomerante que es -, uno de los materiales más empleados para vestir las paredes de nuestros hogares; no uno cualquiera, sino el primero; el primero de todos, por ser el suelo, la tierra que pisamos, el material que el ser humano siempre ha tenido más a mano o; mejor dicho, – como tal vez cabría decir…-, más a pie.

Desde un punto de vista eminentemente técnico, las propiedades y cualidades de la arcilla lo convierten en un material más que apropiado para su uso dentro de la construcción y el ámbito específico de los revestimientos; propiedades entre las que cabría destacar su comportamiento tixotrópico, su capacidad de atenuar el sonido, su elevada superficie específica, los valores de inercia térmica que puede aportar dentro de un proyecto a nivel global y también, cómo no, las posibilidades que brinda su uso en combinación con otros materiales tan antiguos como la cal; esa inseparable compañera de viaje, casi tanto como la historia de la Humanidad. Basta tan sólo con darse un paseo por las calles de cualquiera de nuestros pueblos y ciudades; su casco, y levantar la vista; fijar la mirada en la piel mineral que recubre sus edificios, su color, su textura, su grano…; paredes que invitan a ser tocadas con los ojos de la piel, como apuntaba el maestro J. Pallahasma…, paredes en cuyo poro la vista encuentra la sombra necesaria donde cobijarse de la luz y los rayos del sol del mediodía; un lugar donde refrescar la mirada.

Y es que; de algún modo, hablar de arcilla es hablar de emoción, de color, de tradición, de oficio, de un arte más dentro de la Arquitectura y la propia Construcción, de toda una cultura, la del barro, donde todavía cabe tanto por hacer y descubrir… La lección de Javier, más que eso; una lección de geología, fue todo un paseo por la historia, porque dar de barro las paredes de nuestras casas, es revestirlas de tiempo, un tiempo que roza los 100 millones de años, un tiempo que escapa a nuestro tiempo; al cabo, un tiempo difícil de abarcar incluso con la imaginación… Y es que; de algún modo, al aplicar barro sobre las paredes de nuestras casas, esa tercera piel que nos protege y da cobijo, lo que estamos haciendo es, de forma más o menos consciente, trasladar la belleza del paisaje que nos rodea, del entorno circundante, de la naturaleza misma, a la cotidianidad de nuestros hogares…

Qué… ¿Te animas a mancharte de barro…?

; )

Éste es un artículo que me animé a escribir para la revista eco-habitar un par de meses atrás, invitado por el equipo de eco-clay, que me parece interesante recuperar aquí hoy para compartirlo con todos vosotr@s, del que espero podáis sacar, – como uno mismo -, alguna lección y/o al menos, ir llenando vuestro cuaderno de viaje con nuevos nombres, citas; fechas y gentes que por una u otra razón pudieran resultar interesantes para seguir aprendiendo más sobre la arquitectura de tierra

hoy suena en arqui-terra:  beautiful that way / andrea bocelli & noa / con cariño / un gato

lagunas tello, rubén

* * * * *

I LOVE MUD MUDLOVERS te quiero arrebossART arqui-terra lateru82 lagunas tello, ruben

UN NO SÉ QUÉ

En una de sus publicaciones más tempranas, el arquitecto; maestro, Miguel Fisac (1913-2006), apuntaba ya aquello de “o crece o muere”, refiriéndose al futuro de la arquitectura de nuestros pueblos. Nos ha parecido oportuno traer a colación esta disyuntiva a la ventana del blog porque; en cierto modo, la arquitectura de tierra; en general, se halla en ese mismo punto y, por otro lado, – a nadie se le escapa -, el futuro de ambas se encuentra estrechamente ligado; en tanto en cuanto, las obras de construcción con tierra queden relegadas al ámbito rural.

¿Cómo solventar este dilema…? ¿Hemos llegado a ese punto de no retorno; a ese o crece o muere…?

¿No existen; de veras, otras opciones? ¿Queda espacio para otras alternativas?

¿?

Por lo pronto, a uno le surge la intención de plantear lo que a primera vista pudiera parecer casi un oxímoron; por qué no… ¿morir para crecer?

Resolver colectivamente esta cuestión aparentemente tan contradictoria, – incluso individualmente -, parece que todavía nos llevará un tiempo…

Devolver la arquitectura de tierra al escenario urbano, a la calle, no parece; a priori, tarea sencilla aunque algunas gentes, ciudadanos de una y otra latitud del globo empeñen todo su esfuerzo, tesón y pundonor en ello.

Así; casi como de repente, paseando por las calles de Barcelona, uno se topa con una obra de tapia de tierra y cal, unos muros silentes, densos, macizos, que parecen decir mucho de lo que sucede en la sociedad actual. En contraste con la fachada del MACBA que se asoma y domina el espacio público de la plaza, surgen, casi de forma espontánea, unos muros de tierra y melocotón que parecen emerger del mismo asfalto que baña de betún y gris el pavimento de la calzada.

Nos quedamos mirándolo por un instante, observando sus perfectas imperfecciones, la huella dejada sobre su piel por las marcas de la madera empleada como molde para levantarlo; para erigirlo, desafiando a esos antiguos dioses que se empeñan en jugar a deshacer lo que el ser humano levanta con sus manos, desafiando la gravedad del paso del tiempo.

Un grafitti; como si de un tatuaje se tratase, adorna su piel mineral; es definitivo, ahora sí, forma parte de la ciudad, del contenido urbano de la plaza, lo han hecho suyo… El hecho de que alguien haya dado el paso de darle algo de colorote a su tez, de acercarse hasta él para tocarlo con su mirada, atraído por la seducción de la materia que lo constituye, la tierra, sólo puede significar una cosa: la tierra nos atrae, nos mueve, nos invita a acariciarla; porque la tierra descubre, más que ningún otro material, – sin parangones -, la sensualidad y atracción que la arquitectura ejerce sobre nosotr@s, despertando de nuevo esa inocente curiosidad que un día nos llevó a levantar aquel primer castillo de arena en la playa, al arrullo del mar…

Esos muros respiran vida a través de sus poros, cobijan tras de sí el aire fresco de tantas y tantas personas que; consciente o inconscientemente, ya tomaron su decisión: CRECE

Ahora lo que toca, es volver a detener la mirada frente a ese lienzo de barro y decidir por un@ mism@, afrontar con valentía la cuestión…

Si bien; entre tanto, mientras lo decidimos; seguiremos apostando y trabajando por defender una muerte digna; morir de pie.

De vuelta a casa…

Estaban echando un partido por la tele, uno de los equipos iba por delante en el marcador… ¿A quién animo…? ¿Por cuál me decido…? ¿Me quedo con los colores de una u otra camiseta, apuesto por una u otra afición, uno u otro tipo de juego, por un planteamiento más o menos vistoso, por el juego ágil de unos o por la defensa acérrima; numantina, del otro…? ¿A ó B…?

En fin; por otro lado, algo muy español; – con “ñ”-…

¿Y si…?

¿Y si mi decantara por el fútbol, por el espectáculo, por la pasión, por la emoción de vivir cada instante, por la vibración que cada toque, cada jugada, cada pase, cada centro, cada chut, cada gol;… despierta en mí…?

; )

* * * * *

BROTES VERDES RIBERA DEL EBRO paseo con carlos arrebossART lateru82 lagunas tello ruben

TIERRA, VINO y AMOR

(artículo inédito)

(…) The earth is calling you, so run away from loneliness” – Kazhaeli Parsa, Pouya / / mayo 2014 // universidad de Grenoble (Francia) –

Hace un par de meses, con ocasión de la celebración del Festival des Architectures de Terre 2014; como colofón a una historia inolvidable, tuve ocasión de asistir junto con otros dos buenos compañeros de viaje, otro par de arqui-terros; el Miquel y el Chema, a una conferencia del arquitecto Pouya Kazhaeli Parsa, titulada algo así como “earth, wine and love

Este maestro del barro y la palabra fue muy valiente al compartir con la audiencia que le acompañaba en la sala; una de las aulas de la Escuela de Arquitectura de Grenoble, algunas de sus propias experiencias profesionales y vitales y; en concreto, una, la de la aventura que le había llevado a conocer a su pareja… una arquitecta sentada en la segunda fila a la que no hacía otra cosa que sacarle los colores…

Creo que la soledad es un poquito menos soledad si se comparte…

Dentro de ése no tener tiempo para nada que es nuestro día a día; de esta @atopia, de ése no-lugar que es Internet; la red, arqui-terras es un espacio de un encuentro, un lugar común para much@s que como yo mismo, han encontrado entre es@s arqui-terr@s, entre es@s terranautas de piel y hueso, un eco a sus preguntas, una mirada compartida; el amor por la Tierra y la lucha por un habitar más digno, más humano

Puestos a aburrirse… por qué no aburrirnos junt@s?

; )

Felicidades a tod@s l@s arqui-terr@s; en especial a José María, a mi amigo Chema, que con su participación e iniciativa han hecho posible el que hoy podamos seguir compartiendo experiencias y así; al menos, dejar que lo vivido no se pierda en el olvido del recuerdo

Me despido con una pregunta que el propio Kazhaeli dejaba caer aquella tarde…

(…) Why we are afraid from love today?

(…) Por qué sentimos miedo al amor hoy?

hoy suena en mi habitación: tengo un corazón / felipe peláez / c@sas de arquiterr@s; a la de los abrazos…

* * * * *

CABALLOS DE TROYA Y TRULLA

(…) De niño quería ser mayor; viejo, como mi abuelo; nunca quise ser futbolista… Ha sido más bien ahora, desde hace un tiempecito; cuando he empezado a tocar bola. Empecé viendo jugar a otr@s; cómo se movían, cómo corrían por la banda, cómo sacaban de esquina… Después, – de casualidad -, caí en este equipo; en arqui-terra, que jugaba (y juega) en primera con un presupuesto de tercera… El caso que “por a ó por b”, me he dado cuenta de lo importante que es un buen delantero en cualquier escuadra y es por ello que; a mis treinta y tantos, me he puesto a aprender a regatear; a sortear los reveses que moverse dentro de este campo; – de un ámbito como es éste -, el de la arquitectura y la construcción de/con tierra, lleva apareja_2…

El pasado finde tuvo lugar en Valladolid, el XI Congreso de Arquitectura de Tierra que el GRUPO TIERRA organiza. La cita cuenta con dos sedes que son una; la de la UVA, la Escuela de Arquitectura de la ciudad y el pueblo de Cuenca de Campos, la localidad vallisoletana que año tras año viene acogiendo el evento; de la mano de sus vecin@s, representados por su alcalde Faustino; Tinín, a quien desde esta página queremos agredecer especialmente la atención prestada y la hospitalidad con que nos siguen recibiendo a pesar del ruido que hacemos… porque somos much@s; un buen puñado y, además, tenemos la mala costumbre de dejarlo todo perdido de barro, lleno de polvo, sucio…

; )

(…) El contenido de las ponencias fue de lo más variado, abarcando una temática muy amplia; donde tuvieron cabida los aspectos más técnicos; la parte de diseño, proyecto, investigación… pero también eso que podríamos convenir en llamar la poética de la tierra…

En paralelo, como novedad, se desarrolló INNOVA + TIERRA, la I feria de iniciativas empresariales en torno a la construcción con tierra; en la que reunió a un buen elenco de instituciones, colectivos, empresas, compañer@s, entidades del sector y profesionales; barro y cal, eco-clay, embarro, la adobera del norte, estepa, smart-local tierra, solbloc, tabiya, …, donde también tuvieron cabida las lecciones de l@s vecin@s, que como Antonio, compartieron generosos su generoso magisterio

Con cariño, desde el amor que profeso al modo en que llevan a la práctica el ejercicio de su profesión, os diré que la mayoría de ell@s son un@s gamberros y su trabajo; pura provocación, una gamberrada

Después de todo, lo que cabe preguntarse es…

¿Por qué no…?

Para muestra un botón…

Algun@s le conoceréis, otr@s no… tampoco éso importa demasiado
Emilio; el Hornas, es un fichaje; uno de es@s delanter@s que saben hacer magia con el balón, el Messi de la tierra, uno de ésos que cogen la pelota y en cuanto el portero del otro equipo se despista le mete un gol…

El otro día compartió con nosotr@s un pedacito de su trabajo, nos regaló un golazo; uno de ésos que entran por la escuadra, de los que hacen saltar a los aficionados de su butaca, de los que hacen que toda la grada se ponga en pie y se arranqué por rumba, palmeteando el aire con los lati_2 de una pasión a la que el mero hecho de tocar el barro con las manos le arrastra a uno…

Como si de un vetusto caballo de barro, como aquel que construyera aquel viejo carpintero griego en su Odisea para colarse en la antigua Troya; en plena Barceloneta, a medio camino entre Mikonos y Nueva York, con el apoyo de todo un equipo y también; cómo no, de las propias instituciones del ayuntamiento de Barcelona, el equipo de Emilio, con sus periquitos y blaugranas, se marcó uno de los mejores partidos de la temporada y dibujaron con tierra un sueño frente al mar, a los pies de la ciudad; justo allí donde el vuelo cosmopolita y domesticado de su falda coquetea sensual de tú a tú con la naturaleza indómita, en aquel no-lugar donde termina la arena de la playa y empieza el asfalto; entre TOD@S, las manos de l@s un@s y l@s otr@s, las miradas de l@s de allá y l@s de acá, l@s de allí y l@s de aquí… Gentes que por un motivo; equivocado o no, luchan por hacer de la ciudad, de su ciudad, del lugar que habitan, un espacio más amable para consigo misma y para con l@s demás…

Me quedo mirando la diapositiva por un instante; las olas de barro y garbancillo que se dibujan sobre su piel, el salitre de sol y sombra sobre su tez, el carmín de su mirada, la sensualidad que despierta la caracola de su curva…

Una construcción de tierra y mar o de mar y tierra…?

Y para cerrar este post, permitidme que proponga un brindis; con cava y con virutas de oro y sílice (para l@s más sibaritas…)

; )

por tod@s ell@s, por la determinación y pundonor que imprimen a su trabajo, por la dedicación y esfuerzo con el que afrontan cada jornada, por l@s organizadores de esta cita; en especial a Félix, José Luis, Pilar e Izaskun; como cabeza visible del mismo, por montar todo ese sara0 y compartirlo con nosotr@s

chin-chin

lagunas tello, rubén (lateru82)

hoy suena en arqui-terra: el muerto vivo / peret (con marina de ojos de brujo) / a mis anfitriones, en especial a chema; por las clases de flamenc@ y cocin@

* * * * *

VIDEOTERRA

(artículos, posts)

POST 01 (14.11.2014) ref [#Videoterra 01 / Mario Hidrobo. COMPARTIR en medios digitales]
POST 02 (21.11.2014) ref [#videoterra-02 / Chaquiñán. Lienzo de barro]
POST 03 (09.12.2014) ref [#videoterra-03 / Colectivo Zompopo. Fogones mejorados de adobe]
POST 04 (13.12.2014) ref [#videoterra-04 / Tiago Fróis y Nuno Grenha. Oficinas do Convento (OC)]
POST 05 (21.12.14) ref [#videoterra-05 / Yoli Aranda. Vivienda experimental sustentable]
POST 06 (21.01.2015) ref [#videoterra-06 / Bernadette Esquivel. Técnicas tradicionales de  adobe y bahareque en Costa Rica]
POST 07 (31.01.2015) ref [#videoterra-07 / Lucía Garzón. Dialogando con la tierra]
POST 08 (22.02.2015) referido a la [#videoterra-08 / Joao Boto Caeiro. Experiencias en Oaxaca]
POST 09 (03.03.2015) ref [#videoterra-09 / Miguel Camino. Tradición e innovación en Manabí (Ecuador)]
POST 10 (21.03.2015) ref [#videoterra-10 / Eliana Baglioni. Jordania, arquitectura vernácula]

* * * * *

POST 01 (14.11.2014)

referido a la [#Videoterra 01 / Mario Hidrobo. COMPARTIR en medios digitales]

Ayer por la noche; a eso de las 10 hora española, arrancaba la primera de las videoconferencias de una serie con la que; a modo de aula-abierta, desde arqui-terra nos hemos propuesto hacer llegar y divulgar el conocimiento de la arquitectura y construcción de/con tierra hasta allí donde quiera seamos bien recibi_2, hasta allí donde alguien se anime a ponerle oído a esta serie de entrevistas-talleres on-line.

Un espacio de encuentro e intercambio desde el que esperamos contribuir, gracias a las aportaciones de uno y otro lado; de un lado y del otro, al proceso de aprendizaje continuo que el ejercicio de una disciplina como ésta requiere de sus actores. De la mano de Hidrobo, nuestro compañero Mario, tuvimos ocasión de adentrarnos un poquito más en el mundo de la Red y las nuevas herramientas de comunicación que Internet pone al alcance de nuestra mano; al alcance de un click. Bajo el título COMPARTIR en medio digitales, Mario nos invitó a recorrer un camino hacia atrás, a desandar lo andado, para después ir entrando en materia de manera intuitiva, paulatinamente…

Visitamos las cuevas de Altamira, aquel primero código que usaron nuestros antepasados para dejar constancia de su propia existencia y trascender a su propio tiempo, como legado para toda una Humanidad todavía por llegar y reconocerse como tal, dentro de la complejidad o; mejor dicho, complejidades que caracterizan el modo de vida y lenguaje de la sociedad contemporánea actual. Si acaso; todavía cabría la duda de plantearse cómo hacer de esta Red una red todavía más global y accesible para TOD@S, cómo salvar esa distancia que todavía media entre l@s nativ@s digitales y los recién llegados al 3.0, cómo cerrar esa brecha digital y tecnológica que sigue todavía abierta, cómo suplir la carencia o falta de determinados medios económicos con otro tipo de recursos; como son la solidaridad y/o la ilusión por compartir lo aprendido y el descubrimiento (la apertura) de nuevas líneas de investigación, nuevos modos de ver y de hacer. Es éste un conocimiento que busca; pretendidamente, la construcción de una sociedad más justa y equitativa; dinámica, plural, diversa y universal, crítica consigo misma.

La respuesta a ésta cuestión y otras quizás pueda venir de la mano de la experiencia vital y bagaje profesional que personas como Mario atesoran y comparten con nosotr@s, trabajando en las fisuras; definiendo estrategias que nos ayuden a superar cualquier tipo de barrera; bien sea en lo relativo a la accesibilidad, bien sea en nuestra capacidad de comunicación; ya sea un obstáculo físico, geográfico, cultural, económico y/o psicosocial.

Cómo trasladar-plasmar-extrapolar lo aprendido a la realidad cotidiana de cada un@, es algo que dependerá de ti y de mí o; mejor dicho, de nosotr@s…

Como el propio Mario apuntaba ayer

“(…) un grupo es mucho más que la suma de sus partes y; esto, evidentemente, creo que ya no merece explicación…, ese valor agregado que se genera en la interacción, las inercias que se dan cuando nos reconocemos entre iguales

lagunas tello, rubén / lateru82

hoy suena en la adobera: all you never say / birdy / a tod@s l@s arquiterr@s; en especial a, a Juárez, Sastre, Martínez e Hidrobo; mis compañer@s de camarote en este barco

* * * * *

POST 02 (21.11.2014)

referido a la [#videoterra-02 / Chaquiñán. Lienzo de barro]

Desde mi ventana…., – como diría un tal Machado -, campos de Quito a la luna clara…

A veces, sin pretenderlo; una tarde toma un giro inesperado. El (giro) de ayer fue la visita de un par de amigos a la ventana del blog de arqui-terra. Toda una suerte para los amantes de este arte tan rico que es el de los obradores de barro, ese arte que; con su oficio, de uno u otro modo, pellada en mano, se empecina en desafiar de forma perenne, ataviado con sus buenas botas y sombrero a lo ingrato de la lluvia y el viento, al pasar de un empecinado paso del tiempo…

Arranca la clase. Nos perdemos por el pasillo de una caja inundada de luz, llena de aire, delicadamente envuelta con barro; la ampliación de la casa del pintor Eduardo Kingman, convertida; – toda ella -, en una galería, en un lienzo pixelado de adobes completamente desnudo; abierto a nuestra mirada más cotilla; a nuestros ojos incrédulos; curiosos y también al paisaje circundante que la rodea…

(…) Y en ésas que; viendo una de las diapositivas del trabajo de este equipo, detenemos la mirada en un pequeño detalle, – una nimiedad si se quiere ver así -, en la forma en que los adobes hechos con la tierra del lugar, con la tierra local, Cangagua; uno a uno, pasan a formar parte de la historia del sitio mismo, del todo de la pared; de nuevo aparece un giro inesperado, – otro, y van dos -, el que toma la arquitectura, el juego de la construcción, la sombra y el silencio, el aparejo de un puñado de adobes; una mirada del barro, – ya maduro -, hacia sí mismo.

Unos adobes que no son otra cosa que un puñado de libros apoyados delicadamente, con delicadeza; con sutileza, los unos sobre los otros, lomo junto a lomo, codo con codo, shoulder to shoulder, esperando a que las lecciones que encierran sus páginas sean compartidas por tod@s aquell@s dispuestos a aprender, por tod@s aquell@s dispuestos a ponerle oído a todas esas historias que albergan en su corazón de barro; de arcilla.

Y a propósito de esto, una de esas lecciones es la que tiene que ver con la cuestión de la traba, sobre cómo resolver la forma de estar, la forma de juntar, la forma de unir dos cosas que; a priori, parecen estar resueltas a permanecer separadas, cada una por su lado… Secretos de alquimia y geología; cómo convertir el barro en piedra, cómo hacer que los adobes se transformen en auténticos sillares, en una auténtica tapia de barro; pasando del elemento al sistema, a la solución monolítica y másica como respuesta frente a esos problemas, a esas tensiones tan “de ida y vuelta” que plantean los sismos, tan presentes por aquellas latitudes… Ésa fue una de las lecciones que aprendimos de la mano y generoso magisterio de Jorge y Patricio, dos artesanos en lo que se refiere a la cocina de la tierra, sus ingredientes y la elaboración de recetas tan geniales y pragmáticas como las del taller de Chaquiñán; un acierto que llega después de los muchos prueba y error que quedaron por el camino como ellos mismos nos confesaron sin complejos…

Y entonces uno se pregunta por qué no darle un giro a lo ya aprendido, a lo ya pensado, a lo ya andado… ¿Por qué no darle otro sentido a las c@sas?

De forma repentina, una nube de palabras se cruza en la conversación… materiales / investigación / proyecto / diversión / bambú / hormigón / resina / tecnología constructiva / economía de medios / idea / aprender / proyecto / solución / dignificación / dinamización / cualificación / diseño / diálogo / calidez / reutilizar / acoger / reciclar / respiración / color / traslape / patada / recuperación / artesanalidad / confianza / compromiso / horizontalidad / complejidad / ancestralidad / depuración / sensibilidad …

Y al fin; como colofón a esta lección magistral de estos maestros, – permitidme la redundancia-, se hace protagonista en la conversación el reconocimiento a la labor generosa de todas esas manos que de una forma más o menos visible han participado de/en el proyecto. En este caso, nuestros invitados quisieron compartir con tod@s ell@s también el resultado de su trabajo; el merecido mérito y la buena acogida que está teniendo también aquí; a este otro lado del Charco, entre otras cosas; entendemos, por la calidad proyectual y calidez humana de su trabajo; un sentido agradecimiento a tod@s aquéll@s que colaboraron en él, de una u otra forma, para llevarlo a cabo; obradores expertos, artesanos, carpinteros, amig@s…

(…) Quienes decidieron como armar la obra fueron ellos, porque ellos tienen la experticia…” – Jorge –

Detrás de esa imagen tan miesana; tan contundente, como apuntaba otro compañero, Pedro Bel, en su comentario a través de g+, construida barro por barro, – Jorge -, se esconde el resultado de un dilatado trabajo de investigación en equipo, un puñado de adobes huesudos; con espinas recubiertas de cemento; embutidas en barro, constituyendo un todo, peces de barro, de ojos vidriosos, que se asoman sin complejos al escenario urbano de una gran ciudad.

Madera, barro, vidrio y luz aderezados con notas de hormigón; afortunado encuentro de materias y materiales que sirve para subrayar ese renacer del barro dentro de la arquitectura contemporánea, a las puertas ya, si no dentro, de la era digital; reivindicando, desde dentro, su propio espacio dentro del lenguaje arquitectónico actual.

Como cierre sólo hacernos eco de las felicitaciones de Yolanda Aranda (Yoli) al equipo de CHAQUIÑÁN y sumarnos a esa felicitación; si acaso, un poquito más conscientes ahora de eso que Jorge nos confesaba, del significado de la palabra que da nombre al taller…

chaquiñán? ~ camino a pie, camino al andar (del Quichua / chaqui ~ pie + ñan ~ camino)

Y yo toda la vida pensando de dónde habría robado el poeta aquellos versos de sus “Cantares…”

Vaya; ahora desde la distancia de lo vivido, pienso que Soria (España) y Quito (Ecuador) no quedan tan lejos y pienso también; – porque a veces me da por pensar -, si me compañero Mario, nacido por allá (Ecuador) y venido a parar acá (España) no se habrá cruzado por ese camino, como uno, con las voces del Sabina y el Serrat, si habrá escuchado como yo está bonita canción, escondida, como estaba, entre la hojarasca de youtube…

Como nos confesaba el maestro Patricio, con mucho acierto, durante la conversación…

(…) no todas las tierras son iguales, no hay tierras iguales…” pero…; joder, cómo se (nos) parecen (parecemos)… no?

; )

A Patricio y Jorge, por su complicidad, por confiar en nosotr@s, por atreverse a ser los primeros en esto sin hacer demasiadas preguntas, por ayudarnos a seguir cultivando esta idea

con cariño

el equipo de arqui-terra

lagunas tello, rubén / lateru82

Para saber más sobre estos compañeros os invitamos a visitar algunas páginas web en las que también se hace referencia a su trabajo

artículo revista trazos
artículo revista clave
revista tectónica

hoy suena en la adobera: boots of Spanish leather / the lumineers / a nuestro compañero José María, desearle lo mejor en su aventura americana

* * * * *

POST 03 (09.12.2014)

referido a la [#videoterra-03 / Colectivo Zompopo. Fogones mejorados de adobe]

(…) Hacía años que no deshollinábamos la chimenea de casa. La otra mañana mi padre se subió al tejado, a lo Mary Poppins, y llenó un saco de yute, – uno de ésos que l@s abuelos solían llenar de patatas -, con las tejas rotas que fue encontrando por el camino, para que cogiera (ganara) algo más de peso al quedar suspendido en el aire. Ató el saco a una cuerda y la dejó caer para que yo pudiera cogerla y tirar de la improvisada escoba desde abajo mientras él hacía lo propio arrastrándolo hacia arriba, tirando de otra cuerda sujeta al extremo opuesto, acompasados, hasta conseguir hacer desprender el hollín de las paredes. Lo pusimos todo perdido pero; al final, logramos que la chimenea volviera a funcionar bien, que tirara como nunca…

En la vida, en nuestro día a día, sucede algo parecido, hay costumbres y actitudes que; por uno u otro motivo, se van quedando ahí, anquilosadas, haciendo costra, como el hollín de la chimenea que de vez en cuando, por resultar nefastas para la convivencia, se deben tratar de aparcar, de relegar al olvido o; si se quiere, – a lo sumo -, al recuerdo, para no repetirlas. Esta semana contamos con la inestimable visita de Elena Carrillo y Jon de la Rica, en representación del Colectivo Zompopo, motivados por su afán de compartir lo aprendido especialmente a lo largo de este último año, durante y tras su paso por Nicaragua, subrayando la importancia de tomar conciencia sobre la realidad habitada de cada un@ de nosotros mismos y dar respuesta a la problemática que subyace en ella.

De la mano de est@s cocineros de la tierra, nuestr@s cocineros, aprendimos muchas y variadas lecciones pero; entre todas ellas, nos vamos a quedar con una que destaca, a nuestro juicio, dentro del conjunto del trabajo comprometido de este colectivo, esto es, su lucha por la igualdad de género, por enriquecer una cultura de la que ell@s mismos se han nutrido, de la que tanto han aprendido, apostando por la revalorización de la cocina como eje central del hogar, de la casa, como verdadero corazón de la unidad familiar, a cuyo alrededor suceden muchas cosas…

La cocina.., “al lugar donde siempre llegas, en el que siempre estás…” – colectivo zompopo -.

Otra buena definición, como apuntaba nuestro compañero Mario sería esta otra: “lo que calienta, lo que abraza…

Seguro que tú serías capaz de aportar la tuya…

Los hornillos, los fogones, resultan imprescidibles a la hora de cubrir una función esencial en el día a día de la gente, algo tan básico, tan atávico como la necesidad de alimentación del ser humano, – sin ánimo de minusvalorar el arte del bocadillo…

Hoy queremos poner el acento no tanto en la arquitectura de éstos, en su construcción, en su resolución formal o técnica, sino en las manos que los nutren de leña, en las manos y en la mirada que alimenta su alma; la de esa mujer, la de esa madre que con tanto mimo dedica su esfuerzo a cocinar para su familia, a fuego abierto, generoso.

(…) las mujeres saben muchas cosas que pueden nutrir un proyecto” – colectivo zompopo -.

Y es precisamente ése saber, son ésos saberes, esos modos de hacer, transmitidos de generación en generación, de mano en mano, de madres a hijas, el/los que muchas veces, en demasiadas ocasiones, pasan desapercibidos o; peor aún, infravalorados, relegados a un segundo plano.

Desde la plataforma de arqui-terras nos gustaría hacernos eco de las palabras y la denuncia de nuestr@s compañeros y traer también la cuestión al frente, a primera página, a portada; dotar de visibilidad y protagonismo a su testimonio, dejar constancia de su experiencia y reivindicación, – que la cocina no vuelva a quedar relegada al patio trasero, dotar de una mayor dignidad a los espacios domésticos tradicionalmente femeninos -, intentando contribuir a su mejora y superación, a su revalorización, trabajando desde el compromiso y la oportunidad que esta ventana de internet supone y os brinda para seguir trabajando por conseguir nuevas conquistas sociales, nuevos horizontes en pro de una sociedad (más) igualitaria.

¿Cómo…? Como ell@s mismos señalaban…

(…) seguir trabajando, con y desde la gente” – colectivo zompopo –

Lo dicho; parece que deshollinar de vez en cuando resulta imprescindible para seguir avanzando en esa línea, mejorando la receta de la convivencia.

Upsss; por cierto, ¿Zompopo? ¿Por qué Zompopo…?

Si como yo, sentís curiosidad por saber más sobre el trabajo de este para de chefs geniales, sólo tenéis que hacer clic aquí: COLECTIVO ZOMPOPO, su página web, donde encontraréis toda la información al respecto y desde la que podréis también descargar los manuales de auto-construcción de fogones (elaborados por ell@s mismos) y seguir aprendiendo de otras muchas de las actividades e iniciativas que han llevado a cabo.

Gracias por vuestra visita, por hacernos un hueco en vuestra agenda y compartir todas esas inquietudes y proyectos con nosotr@s

Con cariño

el equipo de arqui-terra

lagunas tello, rubén

hoy suena en la adobera: ruckers hill / husky / a Ariadna y Javi, felicidades por ese pasito que vais a dar, esperando que este abrazo que os mando (os mandamos) vuele hasta tierras de Bolivia

* * * * *

POST 04 (13.12.2014)

referido a la [#videoterra-04 / Tiago Fróis y Nuno Grenha. Oficinas do Convento (OC)]

Del “escuela y despensa” que propugnaba Joaquín Costa desde el regeneracionismo al “escuela y río” de est@s maestr@s portugueses
Por las instalaciones de Oficinas do Convento; por este centro de la UNESCO, pasa mucha gente y pasan; – también -, muchas cosas… El agua se hace escuela y la escuela se hace río; río de culturas, de saberes, de ideas, puente entre pueblos, lugar de encuentro, de formación.

Experimento / ensayo / laboratorio / tentativa / prueba / intento / … (todas ellas en una misma conversación, ¿qué pueden indicar?…)

Hasta qué punto el hecho de volver la mirada hacia atrás es (forma) parte de la cultura digital, de ese intento de avanzar a base de superar tantas y tantos episodios de prueba-error (en plural)?

Qué se cuece en el convento, en el fuego de su tejar, en el corazón de su vetusto y recuperado telheiro?

“(…) Siempre estamos por empezar un nuevo trabajo…” – tiago –
Rdo inesperado?

Cesto? Mimbres = Ejercicio de recuperación de la memoria, del patrimonio de lo ya vivido, de la tradición artesanal más ancestral, trabajo a mano, saber hacer, oficio, otro tempo = Tradición de futuro, hacia una artesanía digital (reto, apuesta iniciativa equipo) + un puñado de arcilla, presta a ser cocida, trabajo que deja huella (física, digital) Cruce, mezcla transdisciplinar, atemporal

(…) rescate de saberes para la contemporaneidad…” – tiago –

Involucrados, implicados colectiva y personalmente, labor queda, constante, voluntarismo, cooperación / Actitud transgresora, propositiva, apuesta decidida por la comprensión y mejora de los espacios urbanos, por una arquitectura + habitable, + autosuficiente, respetuosa con su entorno, invitación a la reflexión, re-diseñar, re-pensar y comprender una ciudad poco “preocupada” en reconstruir su relación con el ámbito rural, arte público / foco de actividad cultural, apuesta por la formación continua y la creación a través de la experimentación / música / materias y materiales: artes plásticas, visuales, sonoras… / fiesta / estructura disuelta horizontalmente, sin jerarquías pre-establecidas, poco a poco, van llegando resultados (en clave de equipo), aceptación, divulgación / mobiliario urbano que invita a ser usado, un banco para sentarse y desafiar a la lluvia, al paso del tiempo, arte crítico + pedagógico…

Alfareros de mimbre / tejedores de arcilla / artesanos de la materia más inmaterial, cocineros de tapia(s) de barro y vacío(s)

(…) comprender qué pasa, decidir qué hacer…” – nuno –

Desde este Convento de puertas abiertas, se busca construir desde la curiosidad, con mimo, una forma de producir diferente a la que la sociedad de consumo nos tiene acostumbrad@s, recuperar lo universal, cubrir las necesidades básicas de las gentes que habitan nuestr@s pueblos y ciudades, volver a definir los límites de lo urbano, intervenir con rigor sobre la trama de lo ya construido, habilitar espacios que nos permitan alcanzar mayores cotas de socialización, volver a mirar con ojos de niñ@, cambiar de escala, amasar el barro con la poesía de un siempre perenne, nuevo, emergente horizonte; tal vez un poquito menos vidriado, más poroso…

(…) abrazar un proyecto, que lo sienta suyo, que lo haga crecer…” – nuno-

¿Es posible; cabe hablar de un “arte del fabricar“…?

Por un momento nos hacen dudar… ¿Pueden flotar los ladrillos…?

Para conocer la respuesta a esta pregunta tendréis que visitar la web de nuestr@s compañer@s

; )

hoy suena en la adobera: feeling good / susana silva / a tod@s los que nos siguen y hacen posible esta aventura; en especial a nuestros invitados de hoy, tiago y nuno, a todo el colectivo de Oficinas do Convento, por haber sido tan buenos anfitriones ; )

* * * * *

POST 05 (21.12.14)

referido a la [#videoterra-05 / Yoli Aranda. Vivienda experimental sustentable]

En la cocina de arqui-terra seguimos adelante con nuestro particular taller de cocina, apostando por una arquitectura con los pies en el suelo, sujeta al terreno. El jueves pasado contamos con la presencia de una Chef muy especial, que nos permitió acercarnos un poquito más y conocer de primera mano “la realidad de la tierra en Iberoamérica” – j.m.s -. En concreto, hablamos del “concreto de la tierra”, del “hormigón de tierra”, de la tierra como material de construcción, de la investigación que están llevando a cabo Yoli Aranda, una sin par arquitecta y su equipo, dentro del campo de la investigación y formación de/con “tierra vertida”, de la “tierra colada”; un camino de ida y vuelta hacia un “hormigón de tierra” o, si se prefiere, – mejor dicho -, hacia una versión 546 de la tapia, el resultado de un complejo y arduo proceso de revisión y actualización de esta técnica ancestral de construcción: una lección generosa sobre cómo levantar un muro, 4 paredes, una casa…

(…) este sistema constructivo es el más parecido al tapial, nada más que es mucho más rápido, mucho más expedito” – y.a -.

En sumaa, todo un ejercicio de “puesta al día” de un “modo de hacer”, de cocinar la tierra, que irrefutablemente; sin el menor ápice de duda, pasa por su reinterpretación en clave de “contemporaneidad”, ofreciendo una imagen renovada y actual de la arquitectura de tierra, con esa misma tierra, con la arcilla como materia y material principal, acompañada de ese maravilloso elenco de actores que conforma la arena, el agregado pétreo y el mismo cemento, protagonizando una vuelta al escenario de la cotidianidad, al teatro de la calle, dando vida a una arquitectura más sensual, menos aristada.

Ingredientes:

  • arcilla
  • arena
  • agregado de piedra
  • un puntito de cemento
  • agua
  • sazón (un toque de sapiencia)

Elaboración:

Se coge un puñado de tierra, se añade un puntito de cmento, una pizca de oficio y “saber hacer”, se amasa hasta conseguir un buen engrudo, que no quede harinoso y finalmente se vierte en el molde. Lo dejamos secar unos días y después desmoldeamos. Repetimos el proceso cíclicamente hasta conseguir completar la construcción en toda la altura de su perímetro.

No sabemos qué tal quedará la receta, pero la vamos a intentar poner en práctica…

Al fin y al cabo; en palabras de nuestra propia invitada, una lección más de esta maestra, doctora a partes iguales, de las artes del barro y su cocina…

(…) ésa es la función de un experimento, que si falla, el que viene atrás intente mejorarlo

Seguir trabajando por “(…) dignificar la arquitectura de tierra en aras de tener una construcción más sustentable” – y.a -.

En esto estamos, en eso seguimos…

; )

fdo: lagunas tello, rubén

hoy suena en la adobera: chan, chan / buena vista social club / Para despedirnos hoy, como cierre a este año 2014, desde arqui-terra, entre piñatas y guirnaldas hechas con papel de periódico, nos gustaría brindar con vosotr@s con una copita de Champayan, (la tierra de la región de nuestra compañera Yolanda) para agradecer como de costumbre; por obligado, – como entendemos bien merecido -, a tod@s l@s que nos seguís, en especial a Ana, Gabriel y Pedro, por su participación en esta última cita y desearos un feliz 2015 / Sólo recordaos que estaremos de vuelta el 7 de enero con una nueva #videoterra… Felices fiestas / Chin, chin…!!!

* * * * *

POST 06 (21.01.2015)

referido a la [#videoterra-06 / Bernadette Esquivel. Técnicas tradicionales de  adobe y bahareque en Costa Rica]

Esta primera videoterra con la que arrancamos el año contó como invitada de honor con Bernadette Esquivel, una arquitecta Costarricene, que se confiesa Domingueña.

La mirada de Bernadette es una mirada rala, poco común; una forma de ver y de hacer a la que ya nos habíamos desacostumbrado…

Desde la sensibilidad y el oficio aprendido durante sus más de 25 años de experiencia trabajando con la gente y los paisajes de los lugares que habitan, nuestra invitada no tuvo reparos en compartir con nosotr@s muchas de las pequeñas lecciones, aciertos y desaciertos con los que se ha ido encontrando al trabajar la arquitectura en clave local; con l@s vecin@s, con la tierra del sitio, con los vestigios de la memoria d toda una cultura; la Cafetalera, todavía latente en el corazón de barro de sus construcciones.

Bernadette trabaja con el tempo de la Historia, es consciente del legado que supone el precedente; lo ya construido, lo ya vivido. Conoce el oficio de sastre, no le incomodan los remiendos; tiene pulso de cirujano, interviene sobre las c@sas con decisión, trabaja y mima la tierra con el tiento del agricultor, mima los granos de su cosecha como el mejor cafetalero y; afortunadamente, para tod@s l@s arquiterr@s es, también, una buena maestra, una de ésas que dejan poco al azar, a la improvisación, metódica, perfeccionista, autocrítica; una de ésas, – las buenas -, que pasan la tarde de antes preparando la clase del día siguiente.

Fueron muchas las lecciones que aprendimos de su mano, su palabra, su ejemplo y la trayectoria de su trabajo consolidado y respaldado por el uso recuperado del que gozan ahora los edificios sobre los que ha venido interviniendo, por el apoyo recibido desde la base que supone proyectar con/para una comunidad. Bernadette reivindica la vigencia de la tierra como material constructivo, sin obviar, la necesidad de seguir avanzando en la actualización de l@s diferentes técnicas y sistemas constructivos, su puesta al día o, esa custión que tan a menudo, entre los técnicos de éste ámbito, sigue suscitando todavía cierta controversia; la necesidad de adaptación a la normativa actual, sin olvidar ese valor testimonial que las paredes de las casas de nuestr@s abuel@s atesoran y atestiguan.

(…) Parte de las recomendaciones que en otros países se están dando sobre cómo se debe construir con tierra hoy, lo hacían nuestros abuelos hace 150 años…” – Esquivel, B. –

Con la perspectiva y la prudencia que aconseja la experiencia, Bernadette subrayaba la importancia de estar al día en cuanto a lo que suponen las tendencias, sin renunciar o perjudicar a la identidad de una arquitectura propia, la Costarricense, decantada por el paso del tiempo, las manos y la ideosincrasi de sus gentes y su capacidad de respuesta frente a unas condiciones climáticas y geológicas, donde esa misma arquitectura, obligada por las circunstancias, como las gentes que la habitan, paulatinamente, – no sin esfuerzo -, ha(n) ido aprendiendo a lidiar con la familiaridad de los terremotos y una lluvia que acostumbra a ser protagonista de lo cotidiano…

(…) Aprendizaje como “al paso”, de lo que la gente cuenta… – Esquivel, B. –

Vaya, cuánta razón tenía usted…

(…) la tierra une” – Esquivel, B. –

lagunas tello, rubén

hoy suena en la adobera: dor elegante / zélia duncan / a tod@s l@s que nos ayudan a seguir creciendo, por ponerle oído a las historias de nuestr@s invitad@s; en esta ocasión, a una costarricense muy especial, Bernadette… Como rezaban las servilletas de aquel bar de tapas del Valladolid que descubrieron para nosotr@s Chema y Raquel… Gracias por su visita ; ) Muy grato el reencuentro / Con cariño, el equipo de arqui-terra

* * * * *

POST 07 (31.01.2015)

referido a la [#videoterra-07 / Lucía Garzón. Dialogando con la tierra]

Como viene siendo costumbre, desde esta ventana de arqui-terra, con esta nueva entrega de #videoterra, seguimos ahondando en los motivos que invitan a “posicionar” la tierra como una alternativa más dentro del amplio espectro de posibilidades con las que la arquitectura y la construcción contemporánea han venido definiéndose.

Pudiera parecer que esa arquitectura de barro de la que hablamos fuera completamente ajena a la arquitectura digital de nuestros ordenadores; no obstante y nada más lejos de la realidad, ambas arquitecturas conviven en un mismo contexto, resultando más que compatibles, como demuestra Lucía Garzón con su trabajo.

El trabajo de Lucía se inscribe dentro de unas coordenadas y una clave muy particular, la de la GLOCAL, la fusión del saber y el conocimiento ancestral que emana de las raíces de lo local y una visión más global, internacional, universal; la de aquel que lucha por tender puentes con los de uno y otro lado, siempre dispuesta a escuchar a la Naturaleza, al otro, a una misma, asomándose a su propio trabajo con perspectiva, desde la autocrítica, la contención y la reflexión pausadas, “(…) construyendo conocimiento” – l.g -.

La arquitectura de Lucía Garzón nace desde el peso de la responsabilidad de su ejercicio profesional, con vocación de servicio, frente a la levedad tangible de su pensamiento construido, “(…) como una hoja cayendo al viento” – l.g -. No es posible permanecer indiferente a su sensualidad, la voluptuosidad que emanan sus líneas, la curva de sus volúmenes, su expresividad, su feminidad, su organicidad, su riqueza en detalles, la calidez y escala humana de las estancias interiores, la sensibilidad y capacidad de respuesta al contexto en el que se desenvuelve, de forma resuelta y eficaz, con respeto, “(…) con osadía, cautela y pragmatismo” – l.g -.

(…) ¿Por qué emplear la tierra como material vehicular en la consecución de ese objetivo?”

Porque es un material noble, “(…) amigable“, “(…) uno de los materiales que están más a la mano en nuestro Planeta” – l.g -.

Lucía trabaja y experimenta con su propio cuerpo, sus manos, su mirada…, en un permanente diálogo donde lo tradicional se confunde con lo contemporáneo y, ahora, aquí también, con lo digital…, jugando con los recursos de los que dispone.

(…) vivo en un laboratorio que es una ciudad de 476 años” – l.g –

Reivindica la importancia del aprendizaje a través de la experiencia sensorial, defiende el trabajo con el cuerpo, “(…) como una herramienta de conocimiento”, como un recurso pedagógico en sí mismo“.

(…) cuando se aprende a través de las manos; del cuerpo, esto queda grabado” – l.g –

(…) mientras el cuerpo no se involucra no aprende, nosotros no podemos aprender con un powerpoint…” – l.g -.

Con permiso de nuestra profesora… Un poquito sí, ¿no?

; )

Más info sobre el trabajo de Lucía Garzón (en Youtube):

  • Arquitectura con tierra / Lucía Garzón
  • Arquitectura con tierra / Técnicas Mixtas / Prototipo de vivienda social
  • Arquitectura con tierra / Earth USA 2013
  • Arquitectura con tierra en Colombia / TECNOTIERRA / Una visión sostenible de la construcción
  • PROTERRA

Nos despedimos ya, algo más conscientes de que “(…) la arquitectura puede servir para construir comunidades y no sólamente casas” – l.g -, con este grito hecho canción de la propia Lucía:

La tierra vive

Viva la tierra!!!

A lucía, doña

Gracias por el tiemo y las lecciones compartid@s, por compartir con nosotr@s su magisterio y vitalidad

; )

el equipo de arqui-terra

lagunas tello, rubén

hoy suena en la adobera: moliendo café / classico latino & friends (live concert in bogotá) / a nuestra invitada / con cariño, gracias (bis) por ponerle un poco de “ritmo” y “color” a nuestra web, desde este lado del charco, que vino a ser el mismo.

* * * * *

POST 08 (22.02.2015)

referido a la [#videoterra-08 / Joao Boto Caeiro. Experiencias en Oaxaca]

En esta nueva entrega de arqui-terra, de la mano de nuestro invitado, el arquitecto-capitán Joao Boto Caeiro, descubriremos; entre otras c@sas, la importancia de aprender a “agarrar la pala” y “sacar el nivel”.

Y eso; nivel, es precisamente lo que l@s profesionales como él atesoran y vienen aportando a la sociedad en la que y por la que trabajan y, en particular; también, a este espacio de encuentro e intercambio, a esta @topia, a este “no lugar” que son las #videoterras, una ventana al mundo que; en buena medida, – si no toda -, hemos ido construyendo pasito a pasito, gracias a la generosa y oportuna colaboración de much@s, de tod@s, compartiendo la experiencia de gentes de acá y de allá, de allí y de aquí; a mano, a golpe de click, tirando de ratón y palabra, desde uno y otro lado del Charco, gracias a personas como Joao, este arquitecto, portugués de nacimiento, mejicano de corazón, que parece acostumbrado, – como poc@s -, a discernir el silencio del barro entre el ruido de una arquitectura que se dice a sí misma “contemporánea”, escondida tras su halo de apariencia etérea e ingrávida, el reflejo inocuo, un tanto aséptico, de su fachada de vidrio, empecinada en “borrar” cualquier huella donde pudiera atisbarse la humildad de su origen.

Su trabajo no se casa con ningún material en especial; en “concreto”, ni tampoco busca una imagen “a priori” acorde con ese “progreso disfrazado” que tan familiar nos resulta. Huye de etiquetas y aunque confiesa su cercanía con la tierra, no renuncia ni un ápice al empleo ventajoso que brindan los materiales y las técnicas más vanguardistas a la hora de abordar y definir las líneas generales de sus actuaciones y proyectos.

La esencia de su obra se nutre de las lecciones de l@s maestr@s que ha tenido ocasión de conocer en l@s muchos sitios que ha visitado…“(…) de esta parte del Océano”, como él mismo apuntaba…

(…) es cuestión de ir aprendiendo con lo que tenemos en el lugar

(…) preguntar a l@s mayores para saber si la tierra está buena

Sin complejos, aprender de “(…) los errores que fuimos limando

(…) A veces, como vamos a la escuela, nos olvidamos de que 5000 años de Historia saben más que 5 años de carrera

Joao se ha tomado el tiempo necesario para reunir las piezas de ese puzzle que convenimos en llamar arquitectura, trabajos en los que el diálogo es una constante; una conversación sin fin entre los recursos disponibles que se tienen más a mano. Este paciente y tozudo arquitecto siembra semillas de barro, bambú, hormigón, vidrio y/o acero, deja que las estaciones pasen y espera el momento preciso para recoger el fruto merecido de su trabajo; desde el respeto que le merece la forma (actitud) con que sus propios “clientes” afrontan la construcción de las paredes del que un día será su hogar…

(…) las personas consideran que la propia casa es una extensión del planeta

(…) muros de tierra desplantados desde la tierra

Una forma de hacer y de estar; discreta, distendida, respetuosa, – la de Joao-, que l@s lugareños hacen suya porque, como él subraya, es suya (de ell@s).

Y al fin serán ell@s l@s que envejezcan a su lado, los que la vean crecer, madurar, envejecer y quién sabe si también morir…

(…) el tapial cuanto más tiempo pasa, más duro queda el muro. Sin embargo, cuando no queremos casa, podemos tumbar las paredes y (podemos) sembrar papas

; )

Sin penas; que no falte el sentido del humor

(…) Cuando queremos hacer un camino buscamos un burro para que lo haga, cuando no tenemos un burro, llamamos a un ingeniero, a un arquitecto…” – dicho local –

Para saber sobre nuestro invitado:

www.adobeforwomen.pt
www.berootstudio.wordpress.com
– …

lagunas tello, rubén / lateru82

hoy suena en la adobera: faro das horas / teresa brum pinheiro / Nos hemos propuesto probar un poquito de ese mezcal (de ese aguardiente de cactus casero) que trajo Joao hasta nuestra ventana… Aprovechamos la ocasión para agradecer una vez más su visita, por compartir todas esas experiencias, todo ese vasto magisterio, con nosotr@s y brindar con/por nuestro compañero Mario, desde la distancia de la cercanía, o la cercanía de la distancia, – como usted quiera -, con todo nuestro cariño, este fuerte abrazo de todo el (tu) equipo / Seguimos!!! ; )

* * * * *

POST 09 (03.03.2015)

referido a la [#videoterra-09 / Miguel Camino. Tradición e innovación en Manabí (Ecuador)]

En esta ocasión visita #videoterra (http://arqui-terra.org/?cat=88) el profesor Miguel Camino, desde Ecuador, acompañado de una representación de sus estudiantes.

La carrera de este profesional se ha centrado en la lucha por mejorar las condiciones de vida de los habitantes de su Ecuador natal, trabajando en el campo, a pie de obra, en las calles de aquel Manabí que un día le vieran nacer, en las aulas de la Facultad, en las diferentes administraciones del gobierno y los municipios de su región y otras con las que viene colaborando; a uno y otro lado del Charco, en los pasillos de las universidades de los diferentes países con los que ha cooperado de uno u otro modo; en especial, la Universidad de Valladolid, con cuyas instituciones mantiene una estrecha y fructífera relación.

La clase de la tarde-noche del jueves arrancaba con una breve lección de matemáticas sobre cómo la suma de diferentes miradas, de diferentes voces, cada una con su timbre característico, puede dar lugar a resultados que; a veces, a primera vista, uno no alcanza a comprender…

(…) varias cañas pueden formar una estructura

Y éso es, precisamente, a lo que este enseñante ha dedicado buena parte de su vida; a sumar, a hacer esfuerzos por “sembrar la caña”, porque, – como él mismo apunta -, “yo no me la imagino, – a Manabí -, sin cañas“.

De la pizarra de #videoterra, – más cubierta que nunca de polvo de tiza -, quisiéramos recuperar algunos fragmentos que confiamos puedan servir para dar una idea global del contenido de la videoconferencia.

El maestro Camino es un docente decente, uno de ésos que sientan cátedra sembrando entre sus estudiantes pequeñas lecciones de vida con las que dibujar nuevos horizontes y paisajes urbanos donde la convivencia del ser humano con la Naturaleza recupere su equilibrio, su espacio propio.

(…) posiblemente los chicos, mis alumnos, están conectados hoy en día, posiblemente ellos cosechen el beneficio que nosotros hemos iniciado, pero para lograrlo hay que continuar con estos procesos de diseño, de innovación tecnológica, de prefabricación, de capacitación a los maestros, de marketing, de difundir el mensaje

Miguel Camino reivindica un papel más activo y protagonista de la universidad dentro de la sociedad y lo hace desde la responsabilidad y el compromiso de su ejercicio, avalado por la coherencia de su trayectoria, manifestando su preocupación e inquietud por las desigualdades económicas que, todavía, “hoy en día”, persisten.

(…) las universidades tienen que estar presentes de manera real y efectiva, esperamos que nuestros estudiantes sean mejores que nosotros, poque hay mucho todavía que hacer, mucho que inventar, especialmente por la sostenibilidad del planeta y por las familias que carecen de los recursos para poder desarrollar por cuenta propia sus barrios y sus viviendas

Llegados a este punto, como cierre del post, nos despedimos con un par de apuntes rescatados también de la conversación con el profesor, un puñado de palabras que dicen mucho de su vitalismo y humanismo, herramientas con las qeu Don Miguel, – quizás sin pretenderlo -, nos enseña a enfrentar la realidad del día a día, con los ojos de un recién llegado…

(…) éste es el camino, el futuro está por empezar

# Para conocer mejor ese Camino (Alejandro Miguel) y su obra, os invitamos a seguir estos enlaces:

Gracias por su visita

lagunas tello, rubén

hoy suena en la adobera: volando sobre ecuador / bambú ensamble / a todos los que nos apoyaron en esta aventura, en especial a las y los estudiantes del profesor Camino; Jacob, Carla, Alejandro, María de los Ángeles, Fabricio… que han hecho posible, con su participación, que esta nueva entrega de #videoterra vea la luz / Con todo nuestro cariño / El equipo de arqui-terra / Gracias

* * * * *

POST 10 (21.03.2015)

referido a la [#videoterra-10 / Eliana Baglioni. Jordania, arquitectura vernácula]

De la mano de nuestra invitada, la arquitecta italiana Eliana Baglioni, en esta ocasión, viajeremos hasta la región de Medio Oriente, hasta la llamada Media Luna Fértil. Como tendréis ocasión de comprobar, esta nueva entrega de #videoterra (http://arqui-terra.org/?cat=88); – la 10 -, se mueve entre dos tierras, Jordania e Italia. Paradójicamente, Jordania es un país entre dos mares, el Mar Muerto y el Mar Rojo, que cuenta con ciudades tan emblemáticas como la antigua Petra, la Rosa del desierto, y/o su capital; Ammán, la llamada Ciudad Blanca.

Esta #videoterra (http://arqui-terra.org/?cat=88) estuvo centrada en el trabajo de investigación que; de forma independiente y sin contar, – a priori -, con apoyo institucional alguno, Eliana está llevando a cabo en torno a la arquitectura vernácula Jordana, un apartado de su cultura, poco conocido para muchos foráneos, que quizás no haya disfrutado de la atención merecida.

Durante la conversación la arquitecta nos desvela, entre otras cosas, algunos de los motivos que le han llevado a emprender esta tarea, un proyecto que ella misma ha trazado en su horizonte personal y profesional; una iniciativa de carácter individual surgida a raíz de un viaje de trabajo, de la participación en una conferencia de arquitectura sostenible en Jordania. Todo un recorrido vital que arranca en África, “mi historia con la tierra comenzó en Marruecos” – e. b -, pasando por América (Chile), de tierra en tierra, hasta llegar a Oriente, cuyo resultado ha ido madurando con el tiempo tal y como refleja el contenido de este encuentro.

Seguimos con atención la ruta descrita por Eliana, las huellas del itinerario de un viaje preparado minuciosamente, con suficiente antelación y detalle, investigando desde la distancia sobre las fuentes de documentación existentes y cuyo contenido fue enriqueciéndose con el trabajo de campo, de la mano de su guía, gracias a los innumerables hallazgos inesperados e improvisadas paradas, todo un mundo de sorpresas que el camino le fue deparando, un viaje salpicado por la conversación con los paisanos, las entrevistas a los locales, la toma “in situ” de fotografías, notas, apuntes, croquis…

Eliana, a través de su mirada descubre para nosotros todo un mundo de secretos que nos ayudará a comprender hasta qué punto las estructuras sociales establecidas en los lugares, su geomorfología, su orografía, sus materiales, condicionan el modo de vida de la gente y encuentran su reflejo formal en la vivienda, en el diseño y uso versátil de los distintos espacios y estancias que la componen. Se ocupa de aspectos tan refinados como el encadenamiento de esos espacios y su articulación, nos habla de los procesos, técnicas y tecnologías constructivas locales acordes a los recursos disponibles en el entorno más inmediato; bien sea la piel curtida de un camello del desierto, bien sea la piedra del pedregal del altiplano, bien sea la tierra arcillosa mezclada con paja de la vega del río Jordán. Eiana describe magistralmente la relación de esas arquitecturas con la Naturaleza; el modo en que interactúan con el paso de las estaciones, el día y la noche así como los elementos, el tratamiento de la penumbra en los interiores, la necesaria intimidad de las habitaciones y los motivos de las cosas. Durante la clase se ocupa también, consecuentemente, de otros aspectos como la relación entre campo y ciudad, entre la gran urba y el territorio, haciendo hincapié en la paulatina pérdida de vertebración del mismo y el progresivo debilitamiento del vínculo con el patrimonio cultural e identitario que ello conlleva. Una llamada de atención frente al riesgo de la práctica desaparición de buena parte de su arquitectura vernácula, una voz que nos habla de la desprotección a la que se enfrenta el patrimonio construido debido al abandono, a las demoliciones masivas y su sustitución por edificaciones levantadas con materiales más “modernos”.

Quizás de sus palabras, lo que más sorprenda es comprobar cómo soluciones aparentemente contrapuestas (la liviandad de la piel frente a lo masivo de la piedra y/o la tierra) pueden dar respuesta desde diferentes parámetros, a un mismo problema, el del cobijo.

Éste es un proyecto que la arquitecta Eliana Baglioni ha ido tejiendo o; mejor dicho, dibujando, con la mirada puesta en un futuro más esperanzador, apostando por una recuperación de esas arquitecturas relegadas hoy al abandono, – que no al olvido -, por sus antiguos moradores quienes todavía recueran, con nostalgia, lo reco que se está en ellas en verano, cuando el termómetro alcanza los 50 ºC fuera…

Un trabajo que persigue, entre otras cosas, en palabras de la arquitecta, “poner en valor lo que es de todos” o, dicho de otro modo, revalorizar lo que no es de nadie, el patrimonio cultural de todo un pueblo.

Como ella misma nos cuenta, son muchos los handicaps de partida a los que tuvo que enfrentarse hasta que por fin, aquí, hoy, ha podido compartir con nosotros un primer avance de su investigación que confiamos en un futuro próximo pueda traducirse en la publicación de un libro donde se detalle y amplíe la misma, encontrando el eco deseado entre la propia población jordana. Eliana recuerda, esbozando una leve sonrisa, la reacción de la guía local, – su incredulidad, su sorpresa -, al comentarle lo que quería allí, el motivo de su viaje…

¿Por qué ir a ver las ruinas…? – e.b, recogiendo las palabras de la guía -.

Y de aquella primera pregunta, llegamos a éstas otras también primeras preguntas…

¿Qué papel puede jugar el turismo como agente activo-motor de la rehabilitación de la arquitectura vernácula?

¿Qué otro tipo de acciones culturales podrían promoverse para su cuidado?

¿Tendría cabida la propuesta de apostar por el desarrollo de programas gubernamentales en los que se fomente paralelamente una puesta al día de estas arquitecturas con criterios de intervención apropiados que contemplen la implementación de otros servicios para su adaptación a los requisitos de habitabilidad actuales?

Es mucho el valor de lo dicho (lo expuesto por esta arquitecta) y es mucho, también, el valor de lo que queda por hacer y decir…

el camino puede estar todavía largo” – e.b –

Nos despedimos aquí

A Eliana, con nuestros mejores deseos para con este proyecto en el que se ha embarcado

Gracias por su visita

; )

lagunas tello, rubén

hoy suena en la adobera: taratata / najwa karam / a daniela, gabriel, álvaro, nuria y lucía, por compartir sus comentarios, por garabatear con sus clicks la pizarra de esta ventana y a eliana por, su magisterio…

* * * * *

.